Despidos en Editorial Colihue

Spread the love

Aurelio Narvaja, las dos caras de un intelectual de Carta Abierta

Después de ser denunciado por maltrato y discriminación laboral por sus empleados, el dueño gerente de Ediciones Colihue, Aurelio Benito Narvaja, despidió a 12 de ellos, a sólo días de las fiestas de fin de año. Además, no le permite el ingreso a la empresa al delegado gremial y violó, ya en más de una oportunidad, las conciliaciones obligatorias dictadas por el ministerio de Trabajo que lo obligaban a reincorporar a los despedidos.
“Durante años sufrimos por parte de Narvaja innumerables abusos, insultos, falsas acusaciones, malos tratos y todo tipo de persecución psicológica. Además, el desconocimiento de la antigüedad, reducción del salario básico, falta de pago de cargas sociales, no pago en término y todo tipo de violaciones a nuestros derechos laborales”, dicen sus trabajadores.
Narvaja es miembro de Carta Abierta, una organización de intelectuales “progresistas”, y se pronuncia públicamente en favor de la redistribución de la riqueza y de los derechos de los trabajadores pero, sin embargo, dentro de su empresa la realidad es otra.
Después de los primeros 2 despidos ocurridos entre los meses de octubre y diciembre, los empleados de Colihue, ubicada en la Av. Díaz Vélez al 5100 de la Ciudad de Buenos Aires, decidieron denunciar a Narvaja ante organismos públicos como el INADI -Instituto Nacional contra la Discriminación la Xenofobia y el Racismo- el Juzgado de Violencia Laboral y el Ministerio de Trabajo, que dictó una primera conciliación obligatoria.
Pero el dueño de la editorial “ha hecho caso omiso de esto y ha redoblado su apuesta despidiendo a 10 compañeros más, a días de las fiestas de fin de año”, afirma el delegado gremial Marcelo Catenacio.
Luego de rechazar los telegramas de despidos por los términos y condiciones en los que Narvaja los dejaba sin trabajo intentaron, en los días siguientes, ingresar a ocupar sus puestos de trabajo. Pero les fue imposible, ya que las rejas de la empresa siempre se mantienen cerradas y se les niega el ingreso.
Finalmente, el 30 de diciembre se volvió a dictar otra conciliación obligatoria en el ministerio de Trabajo que, una vez más, obliga a Narvaja a reincorporar a los 12 despedidos pero, hasta estos días, los empleados de Colihue no pueden ingresar a trabajar por la negativa de este patrón nacional y popular.
“Comenzamos a coordinar con otros trabajadores que sufren o sufrieron lo mismo que nosotros. Por eso invitamos a todos a que colaboren difundiendo nuestro conflicto, aportando en nuestro fondo de huelga y acompañándonos el día 22 de enero a las 12 horas al Ministerio de Trabajo de Av. Callao 114, donde se realizará una nueva audiencia en el marco de la conciliación obligatoria. Todo depende de la fuerza que tengamos nosotros para mostrar la verdadera cara de Narvaja y obligarlo a ceder”, afirma uno de los despedidos.

David


Publicado

en

por

Etiquetas: