Que la Legislatura porteña llame a sesión

Spread the love

Para que asuma nuestro
diputado Marcelo Parrill


Pablo Vasco

El lunes 28 de diciembre, al mediodía, el MST-Nueva Izquierda realizó una ruido- sa protesta ante la Legislatura porteña para exigir que haya sesión y que de ese modo pueda asumir nuestro diputado Marcelo Parrilli. Es que como en diciembre fueron levantadas dos sesiones por líos entre el PRO y Proyecto Sur por reparto de cargos, Parrilli no pudo asumir su banca desde la renuncia de Patricia Walsh ocurrida el 10 de ese mes.
Pese a ser época de fiestas y un día lluvioso, en esa protesta éramos casi 500 compañeros. Con banderas y bombos, el acto fue vistoso y combativo. Parrilli reclamó ser atendido y lo recibió la máxima autoridad, el vicepresidente 1º Oscar Moscariello, macrista, quien sólo dio excusas formales. Afuera se cantó todo el tiempo, lo que retumbaba fuerte adentro. Al salir de la reunión, Parrilli y nuestro dirigente Alejandro Bodart dijeron unas palabras a la militancia presente.
Durante esos días, este tema tuvo bastante repercusión en los medios. Y aunque no citaron a una nueva sesión, ante la presión ejercida el macrismo y Proyecto Sur salieron a hacer declaraciones tratando de deslindar sus responsabilidades.

El PRO y Proyecto Sur, responsables

Parrilli señaló con toda claridad las responsabilidades políticas de la demora: “Como los bloques del PRO y Proyecto Sur aún no cerraron sus últimas negociaciones por comisiones y cargos, no hacen sesión y de ese modo me impiden asumir mi mandato. Una vez más, el tironeo antidemocrático de los bloques mayoritarios perjudica a la izquierda y a los trabajadores.”
Sobre un total de 60 legisladores, los dos principales bloques son el oficialismo macrista con 26 y el de Pino Solanas con 9, que es la primera oposición. Ambos, junto al resto de partidos del sistema, ya habían avanzado bastante en su pacto político.
Primero acordaron las autoridades de la Legislatura: vicepresidente 1º para el PRO, vice 2º para Proyecto Sur y vice 3º para la Coalición Cívica. Eso lo votaron todos juntos, con 59 votos a favor y la única abstención de Patricia Walsh. Así, unos y otros se reconocen mutua autoridad política dentro del sistema institucional burgués.
El macrismo, Proyecto Sur y los demás también pactaron el reparto de las presidencias de las muchas comisiones que tiene la Legislatura, cargos que significan influencia política y contratos. Es interesante comparar, por ejemplo, con el Congreso nacional. Mientras éste tiene 257 diputados y 44 comisiones (una cada 6 diputados), la Legislatura porteña tiene 27 comisiones permanentes, juntas y comisiones especiales. Como encima para contentar a todos subdividirían dos, habría 29 cargos para 60 diputados: casi un cargo cada dos diputados…
Por ejemplo, para resolver una interna entre los K y Proyecto Sur pactaron dividir la comisión de Legislación General y del Trabajo. También pactaron crear un “Foro de la Tercera Edad” que presidirá una legisladora solanista. Lo que trabó el último acuerdo fue la subdivisión de la Junta de Ética: en la actual seguirá un macrista y crearían otra -para controlar a los organismos de control- a cargo de un legislador de Solanas. La divergencia entre el PRO y Proyecto Sur es sobre los alcances de la nueva junta.
En realidad, en los tres órganos de control de la Ciudad (Auditoría, Ente y Defensoría del Pueblo) ya hay una supuesta mayoría opositora. Así fue votado antes por la Legislatura, por acuerdos políticos entre los principales bloques. Como Proyecto Sur recién ahora tiene legisladores, no tiene integrantes en esos organismos y por eso ahora ideó esta división con el argumento de “controlar el control”. Sin embargo, la verdadera causa por la cual hasta ahora ellos y el PRO no quieren sesionar es todo este tironeo por los cargos. O sea: pactaron todo un paquete, pero al atarlo se pelean por el moño.
Mucho más trascendente que estas idas y vueltas por cargos es que, al no hacer sesión, la Legislatura porteña está incumpliendo una ley aprobada por ella misma nada menos que para controlar la composición de la “nueva” policía de Mauricio Macri.

Vamos el 25 de febrero y el 1º de marzo

Es posible que el 25 de febrero se convoque a una nueva sesión. Ese día volveremos a marchar a la Legislatura. Si una vez más la levantan, haremos lo mismo el 1º de marzo, día de apertura de las sesiones ordinarias y donde habla Macri…
Vamos a mantener toda la presión necesaria para que lo antes posible el compañero Parrilli, abogado de derechos humanos y presidente del CADHU, asuma como diputado por el MST-Nueva Izquierda. Invitamos a todos nuestros lectores a acompañarnos en esta batalla democrática.


Publicado

en

por

Etiquetas: