Santiago del Estero

Spread the love

Gran lucha en la salud

Los médicos y enfermeros reclaman por salario. En una lucha a la que la soberbia zamorista responde con aprietes, despidos y traslados.

Hace seis meses que comenzó el reclamo salarial de los médicos y enfermeros autoconvocados de los dos principales hospitales de la capital: el Hospital Independencia y el de más complejidad, el Hospital Regional Ramón Carrillo.
La respuesta por parte del gobierno a la difícil situación y crisis de la salud en general fue despedir dos trabajadores contratados, uno de ellos educador sanitario y una médica de una UPA (Unidad Primaria de Atención). El conflicto se extendió hacia el interior de la provincia donde a comienzo de año fueron despedidos siete trabajadores, entre ellos tres médicos de la Ciudad de Añatuya, a 220 Km. de la capital y fue extendiéndose a lo largo de la provincia.
Desde entonces hay movilizaciones sin que el gobierno reciba a los representantes genuinos de los trabajadores.
También la prensa provincial juega desde el principio del conflicto un papel nefasto, ocultando la lucha de los trabajadores y privilegiando su negocio personal con el gobierno de Zamora. No sólo los medios vienen jugando un papel a favor del gobierno, también lo hace el gremio de ATSA, haciendo asambleas truchas donde no hay ni sólo trabajador de la salud involucrado. La CGT traidora hace completo silencio y representa sus intereses y negocios personales.
Ante cada acción de los trabajadores que fue desde el corte de la Avenida Belgrano frente al Hospital Regional y frente al Hospital Independencia, y hasta los escraches que recibió el Ministro de Salud Martínez (puesto en la provincia por los Kirchner) cuando fue a dar posesión al nuevo director del hospital, el gobierno respondió militarizando y reprimiendo a las trabajadoras, e inclusive impidiendo la entrada a los activistas del conflicto y dirigentes del PCR, MST y del PO.

Zamora, buen alumno K

Miente, persigue y reprime. Se acabó el verso de que en la provincia todo está bien y es la que más crece en el país, con obras gigantescas que no dan trabajo a un sólo santiagueño, han hecho de la obra pública un negocio para unos pocos y de la cometa una institución. Cuando los trabajadores piden por sus reinvidaciones genuinas y por una política de salud pública que de respuestas a todas las necesidades del pueblo santiagueño, el gobierno responde con aprietes y despidos.

Un gobierno autoritario e insensible

Una trabajadora de la salud, Adriana Valdez integrante de los Autoconvocados tuvo que tomar la decisión de hacer Huelga de Hambre por 13 días para ver si el gobierno aflojaba y llamaba al diálogo. Los medios de comunicación de las provincias vecinas: Córdoba, Tucumán, Catamarca y La Rioja, y diarios de Buenos Aires tomaron conocimiento de la situación. Ante tamaño esfuerzo y agravamiento de su salud tuvo que levantar la medida, pero tampoco el gobierno se conmovió y optó por mandar patotas a que intimiden y le roben sus pertenencias. Ya tenemos muchos antecedentes del abandono de los trabajadores por parte del gobierno de Zamora, cuando en el 2009 en plena pandemia de la gripe A, dejó morir a muchos pacientes, incluso a la Dr. Tarchini quien estaba embarazada.

No pueden esconder el conflicto y nos quieren dividir

Hace tres semanas se realizan marchas todos los jueves a las 20 horas, desde Plaza Libertad hacia los principales diarios. Son de aproximadamente 3.000 personas y el MST siempre estuvo presente con pancartas acompañando y participando en la asamblea del Hospital Regional y en la marchas en la ciudad de Añatuya, que se realizan todos los viernes solicitando la reincorporación de los despedidos, más personal e insumos para el tremendo edificio que hizo este gobierno pero que de nada sirve, ya que se queda con pocos profesionales, sin anestesista y sin instrumentador para realizar cirugías.
Ya no pueden esconder el conflicto y comenzaron a sacarnos diciendo: “Salud: La politización del conflicto impide diálogo con el gobierno”, pasquín de diario La Tarde, donde sacan una foto con pancartas con nuestras consignas. En El Liberal y Nuevo Diario dicen: “Militantes de la Sector Salud del MST y de la Juventud Socialista marcharon por las principales calles de la ciudad reclamando mejoras salariales.”
Está tan mal visto el gobierno que le pagó a la encuestadora De Zuleta Puceiro para lavar su imagen. Este gobierno no tiene una política de salud pública, mucho menos la intención de dar respuesta a los trabajadores, lo que sí es claro, es su intención de privatizar los hospitales, dejando a miles de santiagueño sin hospitales públicos.
Es hora de no bajar los brazos y lograr la mayor participación de la población en general, porque no sólo los trabajadores de la salud ganan sueldos miserables sino: los veinte mil contratos en negro que tiene el gobierno en las diferentes reparticiones, las cifras en negro que recibimos los docentes y estatales de planta permanente y los miles que sólo tienen un plan Pec o la Asignación por hijo que no alcanza para una vida digna.

Leon Gieco con la lucha de la salud

Al que no alcanzan a comprar es al santiagueño común; ese que va a los Hospitales y comprueba que no hay insumos y que los médicos y enfermeros perciben sueldos de hambre. Son los miles de comprovincianos que, despacito, se van sumando todos los jueves a la Marcha Antorchas de los “Autoconvocados de la Salud”. Un ejemplo: el jueves pasado, a la misma hora, el gobernador Gerardo Zamora inauguró una obra en el Barrio Sarmiento y tuvo un auditorio de mil personas, mientras que los trabajadores de la Salud juntaron diez mil en su protesta por las calles.
Además, el sábado (domingo a la madrugada), se le escapó la tortuga al cajero de Zamora que saca la billetera y controla toda mención a la lucha de Salud. Se olvidó de concurrir al festival de la Salamanca y ponerle la mordaza a León Gieco.
Un descuido para “la política comunicacional” del zamorismo. León adhirió a la lucha de los “Autoconvocados de la Salud” y fue aplaudido por más de veinte mil personas, en la cancha de Sarmiento.
León acalló los instrumentos y, sin guitarra y sin armónica, se adelantó en el escenario y habló de frente con la multitud. Reivindicó a los médicos, invitó “a los santiagueños bien nacidos a acompañarlos” y, tras los aplausos, gozó cuando por varios minutos la gente gritó, al unísono: “León” y “Salud”. Como siempre dice León Gieco: “Todo está clavado en la memoria/, espina de la vida y de la historia”.

Roxana Trejo y Diego Barraza


Publicado

en

por

Etiquetas: