8 de marzo

Spread the love

Día internacional de la mujer

A principios del siglo XX morían las trabajadoras de Chicago para que la opresión quedara al descubierto. Hoy, son millones las que desde diferentes realidades tuercen los destinos a través de luchas históricas.
Hace casi un siglo, la incansable revolucionaria alemana Clara Zetkin propuso celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Así lo aprobó la IIª Conferencia Mundial de Mujeres Socialistas en 1910 y desde entonces se celebra el 8 de Marzo como nuestro día.
Hoy millones de mujeres estamos emprendiendo rebeliones en nuestros trabajos, en nuestras escuelas y en nuestros hogares. Así lo hacen las trabajadoras de la salud en momentos decisivos, las vecinas de Andalgalá contra la minería contaminante por el derecho a la vida; las familiares de las victimas de la trata contra el horizonte de la impunidad; las heroicas mujeres de la lucha por los Derechos Humanos; las trabajadoras del subte; las docentes que enfrentan los planes de destrucción de la educación pública; las desocupadas que salen a la calle por trabajo digno. Y en todo el mundo aparecen heroicas presencias, como las mujeres en Haití que enfrentan el hambre y la opresión de su pueblo.
En el día internacional de la mujer, a todas ellas y tantas otras que muchas veces en forma anónima emprenden luchas transforma-doras, les rendimos nuestro homenaje.
Sobre todo hoy este rol transformador se vuelve imprescindible, cuando miles de mujeres y niñas son explotadas en los empleos y hogares, o son desaparecidas por redes de trata; mientras miles de mujeres seguimos muriendo por abortos clandestinos o por falta de acceso a anticonceptivos. En ese sentido, cada lucha emprendida significa un avance hacia una mayor hermandad entre las mujeres trabajadoras.

Las mujeres y la política

Los voceros del “establishment” aparecen hablan sobre el “nuevo rol” de las mujeres en este milenio, refiriéndose a mujeres poderosas como la criminal Condoleezza Rice, la imperialista Hillary Clinton, y sin ir más lejos la presidencia de CFK en Argentina, quien arma campañas en base al “protagonismo femenino” mientras da garantías al Vaticano de penalizar el aborto, y rifa las reservas para pagar una ilegitima deuda externa que nos empobrece día a día. Así, nos quieren hacer creer sobre una falsa inclusión, en un espacio que nos está vedado. Porque estas mujeres representan la política de los grupos de poder, y no la de las que precisamos el cambio.
No nos dejemos engañar, las mujeres siempre hemos participado en la política, encendiendo la mecha en la Revolución Rusa impulsando las primeras manifestaciones, protagonizando históricas huelgas textiles en el siglo XIX, de telefónicas y empleadas domésticas a principios del XX, y en las actuales luchas obreras, estudiantiles y docentes. No permitimos que nuestros compañeros bajaran a los brazos en la histórica huelga ferroviaria en 1919, en villa constitución en 1975, en el “Argentinazo” en el 2001 y en tantas otras. Somos las mujeres trabajadoras y luchadoras, las que mejor comprendemos que «lo personal es político», que nuestra realidad, la de nuestro hogar, no es sino producto de relaciones de poder, políticas y económicas, imposibles de combatir individualmente, porque nuestros derechos los defendemos mejor, y únicamente, juntas.

Carolina Dome


Publicado

en

por

Etiquetas: