Acuerdo paritario 2010

Spread the love

Lejos de las necesidades docentes

El acuerdo firmando en paritarias ha puesto a la docencia frente a la necesidad de volver a encarar una lucha de extensión nacional. Pero, cuando sobra bronca en la base para pelear, la dirigencia Celeste de CTERA y gremios como SUTEBA plantea aceptar un acuerdo alejado de las necesidades docentes.
La disputa salarial docente ocupa los titulares de la prensa y muchos gobernadores patalearon, preocupados porque el supuesto 23% no fuese el porcentaje que debían trasladar a sus provincias. Es que la paritaria docente actúa como testigo para el Estado y marca un techo de referencia para otros gremios.
Frente a esto, dirigentes de CTERA como Stella Maldonado vuelven a plantear que el problema serían los gobernadores reacios. Salvando así de responsabilidad al gobierno K al darse por “satisfechos” con este acuerdo que -según dicen- “garantiza las condiciones para el normal comienzo de las clases…”. Aval que volvieron a expresar al aplaudir a Cristina Kirchner en el acto en que anunció la supuesta “nueva” secundaria y reclamó a los docentes que se garanticen los 180 días de clases.
Al firmar el Acta, la dirigencia Celeste aceptó por primera vez una suba desdoblada hasta marzo del 2011. Cerrando así toda negociación cuando la creciente inflación exige cláusulas de indexación. También se comprometen a “garantizar el dictado de al menos 180 días de clases” (ningún paro de CTERA) y firman un Acta donde se “determina la prioridad absoluta y la exigibilidad de la protección jurídica cuando los derechos de los niños y adolescentes colisionen con los derechos de los adultos”. Es decir, vulnerar el derecho de huelga.
Engañosamente hablaron de una suba del 23% para confundir a la docencia y la comunidad. Es que ese porcentaje lo calculaban sobre el piso de $1.490 que ya ninguna provincia paga. así en distritos como Buenos Aires el “piso” es hoy de $1.605.
Acompañando la propuesta nacional y luego de mucho tironeo, el gobierno de Scioli hizo una última oferta, considerada “satisfactoria” por la dirigencia del Frente Gremial Docente (FGD). Incluso planteando falsamente que es “inédito que en un año obtengamos un aumento de 24%…”. Pero, según trascendió, el aumento en el “piso” salarial será de $1.800 desde marzo y $1.900 desde julio. Hablando de incrementos al básico de $100 en marzo y de $90 en el segundo semestre.
No trascendieron datos sobre el resto de la escala, pero esa suba en el inicial está lejos de aquel 24% del que habló el FGD. Porque $1.800 implican un 12% de aumento sobre el piso actual y una suba de bolsillo de $195. Mientras los $1.900 terminan siendo un 18,4% de suba, pero a mitad del año (otros $100 más). Con lo que el “aumento” anualizado es del 15%. Así volvemos al 2009 cuando la Celeste y el FGD anunciaron con pompa un aumento superior, pero al ir a cobrar terminó siendo mucho menor…
Más allá de ver que estas subas son insuficientes, muestran que con solo amagar con el no inicio, el gobierno debió mejorar tres veces su propuesta, incluso con subas al básico. ¿Qué podría ocurrir si unifican el reclamo de las provincias, nacionalizando la lucha con un “no inicio” que arranque con paro de 5 días y asambleas para evaluar la continuidad? Seguramente podríamos arrancar a los K y los gobernadores el aumento de $500 al básico que reclamos desde la oposición, más el pase al básico del Incentivo, cuyo blanqueo debemos exigir a la Nación, absorbiendo todas las cargas que esto demande.
Para eso debemos decidir los docentes y no estos dirigentes. Con asambleas y un Congreso Provincial en los gremios como SUTEBA. Para evaluar y decidir según el mandato de las asambleas, la continuidad de la lucha. En vez de avalar lo actuado por la Celeste, dar mandato al Congreso de CTERA rechazando el acuerdo de la paritaria nacional por insuficiente, por incluir pagos desdoblados, no ir al salario básico, porque implica el congelamiento salarial por el 2010 en medio de un creciente proceso inflacionario, porque intenta limitar el derecho de huelga y por haber sido firmado a espaldas de las bases docentes.
Acompañando así lo resuelto por más de 18 sindicatos y seccionales de oposición de 12 provincias que nos reunimos en Paraná para demandar la nacionalización de la lucha, justo cuando la Celeste pactaba con el gobierno K. Además de reclamar: “el no pago de la fraudulenta, odiosa e ilegítima deuda externa, al servicio de aumentar el presupuesto educativo y mejorar las condiciones laborales, salariales y pedagógicas”. Es el camino que una porción creciente de la docencia empieza a transitar, buscando superar a una conducción afín a este gobierno que profundiza el ajuste salarial y educativo.

Hay plata para educación
Ni deuda ni subsidios privados

Ante la insistencia de los Kirchner por echar mano a $25.300 millones de las reservas para pagar la deuda externa, con este acuerdo pretenden hacer pagar a la docencia sus consecuencias. Los gobiernos dicen no tener plata, pero para aumentar el 25% a los 280.000 docentes bonaerenses, se precisan $2.500 millones. Por eso debemos reclamar: ni un peso más a la deuda ni en subsidios a la escuela privada. Esos recursos deben volcarse a educación y salario; a dar trabajo a los padres de nuestros alumnos, a más inversión en infraestructura; cargos, becas, comedores; en defensa de las Cajas como el IPS y del 82% móvil.

Francisco Torres
Alternativa Docente


Publicado

en

por

Etiquetas: