En el año del Bicentenario…

Spread the love

De la Revolución de Mayo
a la Segunda Independencia

Ha comenzado el año del Bicentenario. El 25 de Mayo se cumplen 200 años de la Revolución de Mayo. Serán pomposos los actos oficiales, a desarrollarse a lo largo y a lo ancho del país. Y el merchandising será variado. Aunque no tan abundante como la hipocresía patriotera del gobierno, la oposición burguesa y todo un establishmen que han hecho de la entrega, uno de los pilares del sistema capitalista, su modus vivendi.
¿Qué dirían los que lucharon por la primera Independencia Nacional, de un país controlado por las multinacionales y donde una fraudulenta deuda externa, junto a otros mecanismos de saqueo, representa una sangría permanente que deja sin salud, asistencia social y educación a la mayoría? ¿Qué dirían de un país con enormes riquezas naturales y que tiene más de un 30% de pobres, donde la brecha entre los que más y menos tienen es cada vez mayor? ¿Qué de un país enfeudado e hipotecado, sometido a los tribunales norteamericanos, atado a pactos políticos imperialistas y expoliado por insaciables multinacionales que no respetan ni la vida ni el planeta?

No es esta Argentina semicolonial la que soñaron Moreno, Castelli, San Martín o Belgrano. Estos hombres de Mayo seguramente se sumarían para pelear por una nueva y Segunda Independencia. Pero no estarían solos, millones de jóvenes, trabajadores, intelectuales, que anhelan un país distinto, se anotarían con entusiasmo en sus filas.

Los Kirchner hablaron de soberanía, pero estafaron a todos. Como sus antecesores, son responsables de la dependencia. Hoy tienen el tupé de forcejear tibiamente por el petróleo de Malvinas, pero es una muestra más de su ya alicaído doble discurso. Los K. utilizaron todos los mecanismos de entrega, los mismos que ya usaron cuando fueron gobierno sus hoy circunstanciales contrincantes de la “oposición”.

En lugar de repudiar la deuda externa y romper con los organismos internacionales, fue el gobierno que más plata le pagó al imperialismo, al FMI, Banco Mundial y BID. Ahora se deben U$S 190.000 millones. Por eso “vuelven” al FMI y maquinan el famoso megacanje para pagarle a los bonistas buitres… con las reservas. Debemos reconocer que en un rapto de sinceridad le han puesto fondo del Bicentenario a una nueva maniobra de vil entrega.
En lugar de nacionalizar el comercio exterior y la banca, permitió que se fugaran U$S más de 40.000 millones.

En lugar de recuperar los recursos naturales y servicios privatizados, profundizó la entrega del petróleo y el gas. No sólo no reestatizó YPF sino que, al trasladar a las provincias la propiedad de los yacimientos, con la famosa Ley Corta, se le renovaron a las multinacionales petroleras los yacimientos por treinta años más, sin exigirle siquiera que cumplan con los planes de inversión pactados.
Asimismo mantuvo el saqueo sobre la minería, industria monopolizada por grandes capitales extranjeros, exenta de la mayoría de los impuestos y que devasta porciones enormes del planeta como recientemente en Andalgalá y San Jorge.

Y jamás hicieron nada por recuperar Malvinas: el Parlamento Europeo declaró como propias las 350 millas que rodean a nuestras islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, y ahora se apropian ya sin tapujos de las riquezas de nuestra plataforma submarina, esbozan nada más que un tenue reclamo diplomático. El colmo de la entrega es haber contratado para el manejo de la deuda al banco inglés Barclays que es a su vez el principal accionista de la empresa petrolera que se dispone a usurpar el petróleo de nuestras Malvinas.
El resto de la oposición burguesa abona a la dependencia. Los radicales, que ya entregaron con Alfonsín y la Alianza, Prat Gay de Carrió que trabajó para la Banca Morgan, Macri y De Narváez que quieren privatizar todo y sus amigos del PJ disidente también. Todos ellos, medraron con la crisis política de los K. y el sainete Redrado, pero salieron a coro a defender la legitimidad de los usureros y la deuda, así como de la entrega en general.

Por ello, como parte de la pelea por un nuevo proyecto de país, una Argentina Socialista, la Segunda Independencia Nacional es un objetivo necesario y urgente en el cual coincidimos con muchos luchadores antiimperia-listas y empalmamos con los anhelos y sentimientos antiyanquis y liberadores de amplias franjas obreras y populares. En ese camino, el espacio por el no pago de la deuda con el que venimos impulsando varias acciones, es un paso aún pequeño, pero muy positivo, que reúne a la izquierda y un arco de sectores provenientes de la tradición peronista y nacionalista popular. Solanas y Proyecto Sur criticaron la deuda, aunque no llamaron a movilizar ni confluyeron, salvo algunos de sus integrantes, en el espacio contra la deuda. Hemos compartido acciones en defensa del petróleo o la minería, pero lamentablemente se vienen negando a darle continuidad a esas acciones episódicas y también a confluir con la izquierda en una propuesta política en común para luchar por una nueva Independencia. Insistiremos en este llamado ya que estamos convencidos de la necesidad de ampliar la coordinación lograda y desarrollar una fuerte campaña de debate y movilización por la Segunda Independencia.

Los patriotas revolucionarios del siglo XIX forjaron a través de luchas populares nuestra Primera Independencia que fue entregada por los gobiernos capitalistas que se fueron entronizando sucesivamente en el país. Es la hora de no pagar la deuda, de recuperar los recursos naturales y anular las privatizaciones, de nacionalizar la banca y el comercio exterior y de romper todos los pactos políticos y económicos que nos atan al imperialismo. Consensuando un frente común con los países latinoamericanos que viven procesos de cambio. Por eso, te invitamos al MST para impulsar junto a nosotros una fuerte campaña en el aniversario del Bicentenario de lucha por una Segunda Independencia Nacional.


Publicado

en

por

Etiquetas: