Habla Rocío Bria, de la Asamblea de Vecinos de Uspallata

Spread the love

No al proyecto minero San Jorge

La Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Uspallata viene luchando hace más de un año contra las pretensiones del Proyecto San Jorge. Es una minera subsidiaria de la Coro Mining de Canadá, que busca instalar una mina para extraer oro, cobre y otros metales no declarados, a cielo abierto en el Cerro San Jorge, en la cordillera andina, a 35 km de Uspallata, afectando 2.235 hectáreas. Como demuestran las experiencias de Bajo La Alumbrera (Catamarca), la Barrick (San Juan) y otras, este emprendi-miento es depredatorio y contaminante.
Los 100 millones de litros de agua que usaría la mina reducirían el suministro a la ciudad de Mendoza, siendo Uspallata el único acuífero de alta productividad de toda la zona.Además, Uspallata está en la cuenca del Río Mendoza, proveedor de vida al oasis irrigado más grande del país -el Gran Mendoza- que alberga a un millón y medio de habitantes aguas abajo.
El agua que usaría la mina se contamina con los tóxicos que requiere el proceso de separar los minerales, es devuelta a los acuíferos, llega muy lejos y permanece contaminada por extensos períodos, afectando a generaciones enteras.
La contaminación es lo único que dejaría el Proyecto San Jorge en Mendoza, ya que el saqueo es redondo para las mineras:
Pagan solo 3% de regalías, de las que deducen costos de transporte, flete, seguro, molienda, comer-cialización, administración, fundición y refinación. No pagan retenciones a la exportación. No deben ingresar al país las divisas por sus ventas, todo va al exterior. No pagan Impuesto a los Ingresos Brutos, ni a los combustibles (el litro de gasoil que nos cuesta 2.84 pesos, las mineras lo compran a 1.43). En los primeros 5 años no pagan impuestos nacionales, provinciales ni municipales. Y no pagan IVA, ni impuestos por el ingreso de maquinarias.
El pueblo de Uspallata lleva un año combatiendo estas pretensiones criminales de las cuales los gobernantes son cómplices. Hemos protagonizado numerosas acciones organizadas desde la Asamblea, incluyendo varios cortes de la ruta 7 y movilizando a cientos de habitantes. También ha traído la lucha a la ciudad de Mendoza, en acciones coordinadas con las asambleas de Alvear, Valle de Uco y la AMPAP (Asamblea Mendocina Por el Agua Pura).
Ahora el proyecto está en la etapa de Evaluación de Impacto Ambiental, previo a la audiencia pública, tras la cual el gobierno puede aprobarlo. Por eso se reaviva la resistencia. En el Carrusel de la Fiesta de la Vendimia, la negativa del pueblo a esta mina será una de las principales consignas de la contramarcha.


Publicado

en

por

Etiquetas: