Colegio Nacional de San Isidro

Spread the love

Como en los ‘90, enfrentemos la Reforma Educativa

Este comienzo de año en el Nacio no es uno más. Nuevamente la comunidad del colegio, con los estudiantes a la cabeza, se plantea la necesidad de enfrentar los intentos del gobierno, esta vez de Scioli, de aplicar la Nueva Ley de Educación Secundaria. Como en los ´90, la defensa de una educación pública, gratuita y de excelencia se pone a prueba.
El colegio Nacional de San Isidro tiene en su historia haber resistido en los ´90, la aplicación de la Ley Federal menemista. En aquellos años, padres, docentes y estudiantes dieron la pelea contra la aplicación de la Ley que destruyó la educación pública. Esa pelea fue dura, pero se ganó y así fue como el Nacional desde hace más de 14 años, es el único colegio de la provincia al que no entró la reforma. La pela no terminó ahí. En el ´98 los estudiantes frente a la amenaza de meter la Ley Federal, tomamos el colegio y se logró nuevamente frenar la reforma. En el año 2001 fuimos puntales en organizar la lucha contra el recorte del presupuesto educativo y del 13% de los salarios de De la Rúa. En los últimos años, los estudiantes volvieron a ponerse de pie para reclamar y organizarse por la falta de gas en la escuela. Hoy como ayer, el gobierno de los K vuelve a querer meter una reforma en el colegio.
El Nacio es un colegio que producto de estas luchas, logró conquistar un alto nivel académico, mantener el Proyecto 13, por el cual los docentes acumulan sus horas en el colegio y se dan clases de apoyo gratuitas, tutorías y guías para la realización de una monografía en 5º año, y por sobre todo, se logró mantener un Centro donde se nuclean y organizan los estudiantes. Con reuniones de delegados, pasando por los cursos, con asambleas generales en el horario de clases y hasta con un importante lugar donde funcionar. Esta ha sido la clave en la historia del colegio: la lucha y organización de sus estudiantes, docentes y padres. Esa es la razón por la cual el Nacional es el ejemplo vivo de que es posible una escuela secundaria pública, gratuita, de calidad y con altas libertades para la organización gremial de los estudiantes. Esto es lo que le molesta al gobierno K de la provincia y es la razón por la que quisieron meter por la ventana una reforma que adecúe al colegio “al nuevo marco legal”, esta vez con el visto bueno del equipo directivo.
La tarea fundamental es defender el colegio, como ya lo hicimos en otros momentos de la historia. Ya que más allá de los cambios cosméticos, la Nueva Ley es la continuidad de la Ley Federal menemis-ta. Muestra de ello es el estado decadente del resto de los secundarios de provincia. Donde por ejemplo, los pocos Centros de Estudiantes que existen son “regulados” por una Ley que hicieron y votaron en la Legislatura provincial ¡lo opuesto a la organización democrática de base al servicio de la lucha que siempre caracterizó al Nacio! Para esto, el conjunto de los estudiantes tiene que organizarse para dar esta pelea, con asambleas, pasando por los cursos, con cortes de calle, clases públicas y si es necesario la toma del colegio. Con una organización democrática que procese las diferencias, al servicio de dar esta gran pelea en unidad con los docentes y padres.

María Damasseno, ex alumna y ex presidente del Centro de Estudiantes del Nacional San Isidro


Publicado

en

por

Etiquetas: