El mejor reaseguro contra la infiltración

Spread the love

Una estructura bolchevique

Hay muchos antecedentes de espionaje a los revolucionarios. Existe un trabajo de Victor Serge, “Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión”, y otro de O. Piatnitsky, Memorias de un bolchevique (1896-1917), titulado “Veintiún años de organización y de acción revolucionaria” en el que detalla la infiltración de la Ojrana (policía zarista).
Más cerca en el tiempo está el espionaje al Partido Socialista de los Trabajadores -antecesor del MST entre 1972 y 1982-, conocido a partir de la apertura de los archivos de la policía bonaerense, donde figuran descripciones detalladas de la actividad de algunos militantes y cuadros.
El Estado burgués espía la política socialista y revolucionaria tanto en dictadura como en democracia con organismos más o menos clandestinos. Ante esta realidad cabe preguntarse: ¿de dónde extraer las mejores enseñanzas para enfrentarlo? La respuesta surge de la experiencia del partido de Lenin y Trotsky. En el camino de los bolcheviques hacia el movimiento de masas sufrieron centenares de infiltraciones, algunas en cargos de gran responsabilidad, como las de Jitomirsky y Malinovsky. Pero no sólo no doblegaron al partido, sino que este tomó el poder encabezando a la clase obrera movilizada.
Más allá del paso del tiempo, la historia aún no pudo dar mejor ejemplo para la estructura de un partido socialista revolucionario que quiere tomar el poder que el régimen interno del Partido Bolchevique. Este se basaba en la confianza entre revolucionarios, en una férrea estructura de organismos jerarquizados, en el centralismo democrático que debate todo para luego actuar como un solo puño y en los revolucionarios profesionales dedicados a pleno al partido, como sus pilares fundamentales.
Como dice un texto clásico de nuestra corriente:“La clase obrera sólo puede derrotar a la burguesía si se organiza férreamente. Esta necesidad de la clase obrera debe ser tomada y elevada a su máxima potencia por nuestros partidos. En nuestros partidos todo se debe hacer en forma orgánica y a través de organismos; nada por fuera de éstos. Sólo son militantes aquellos que pertenecen a un organismo del partido y están sometidos a su disciplina…Todo lo que sea pasar por arriba de los organismos -aún cuando se apele a la base en plenarios- es la negación de la estructura bolchevique … Este funcionamiento a través de organismos jerarquizados es el único que garantiza que nuestros partidos, al adquirir influencia de masas, mantengan el régimen interno bolchevique. Así evitaremos el grave peligro de crear movimientos trotskistas con influencia de masas que, llegado el momento de la acción, se vuelvan anárquicos e incapaces de actuar con la centralización y disciplina de un ejército revolucionario como lo requieren las circunstancias de la época.”(Actualización del Programa de Transición N. Moreno)
Desde ya, no se trata de ver infiltrados por doquier. Pero tampoco de bajar la guardia pensando que los espías sólo existen en las películas. Actúan siempre. No sólo con medidas organizativas se combaten los embates del Estado burgués, sino con una estructura de partido leninista.

R.T.


Publicado

en

por

Etiquetas: