Oposición mamarracho

Spread the love


Ruben Tzanoff

La bolsa de gatos del Frente Para la Victoria aceleró el revoltijo con la muerte de su conductor Néstor Kirchner. Tienen un lío tan grande que no se sabe a ciencia cierta quiénes van a ser oficialistas y quienes opositores en las que antes fueron las homogéneas formaciones oficialistas. Es por esto que anunciaron que van a recurrir a la estrategia engañosa de las colectoras. Aún así, ni el Peronismo Federal, ni la UCR, ni la Coalición Cívica ni el PRO logran capitalizar el descontento ni ocupar el espacio vacante en toda su dimensión.

Ya no se reproducen sino que se desprestigian

La oposición es un mamarracho. No sólo se pelean entre las distintas expresiones patronales intentando conformar una alternativa creíble, sino que también lo hacen en el interior de sus propios partidos en la disputa por los cargos, poniendo el centro en la disputa de nombres y no en los proyectos económicos y políticos que proponen, que no son muy diferentes a los del actual gobierno.
El Peronismo Federal ya no cuenta con Reutemann que en Santa Fe dejó correr la unidad de su organización con el kirchnerismo y deja entrever que podría hacer lo propio ante una eventual candidatura nacional de Cristina. Se encaminan a iniciar sus elecciones internas presidenciales con un plan de regionalización ideado por Duhalde y acordado con los otros precandidatos presidenciales: Mario Das Neves y a Alberto Rodríguez Saá. Aunque todos siguen dejando abierta una puerta para distintas opciones se encaminan a realizar su propio proceso electoral para definir su candidato antes de las primarias obligatorias y en el camino ir cerrando acuerdos con otros sectores afines, entre los que se cuenta el PRO de Mauricio Macri. En desacuerdo con esta metodología no se va a presentar a competir en la instancia previa Felipe Solá, partidario de presentarse solamente en las primarias establecidas por la ley electoral nacional.
Hace muchos años decían que cuando parecía que los peronistas se estaban peleando en realidad se estaban reproduciendo. Pero los tiempos cambiaron y lo que reflejan es que el PJ está cruzado por una profunda crisis que les sigue impidiendo aparecer como una alternativa y los desnuda como lo que son: fieles representantes de la vieja política que hundió al país durante décadas.
Algo parecido pasa en la UCR, donde literalmente, se están matando y ni siquiera tienen una plataforma electoral. Cobos volvió a cuestionar la decisión de la UCR de convocar a una elección el 30 de abril para definir el candidato de esa fuerza, disputa en la que se encuentran Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín. Sanz le cuestiona a Binner el apoyo a Alfonsín y los alfonsinistas a su vez le enrostran los mensajes elogiosos a Macri. En el medio de esta pelea también está Margarita Stolbizer. Lo mismo sucede con el PRO en el que se cruzan los aspirantes a suceder a Macri ante su voluntad de competir a la Presidencia de la Nación.

Vamos con Pino y el Movimiento Proyecto Sur

El kirchnerismo configura una opción política en franco retroceso que abre un enorme espacio, liberando a millones de personas que buscan una alternativa distinta y de cambio. Sin embargo, la oposición no logra canalizar es espacio y el descontento.
El Peronismo Federal sufrió una nueva crisis ante las diferencias surgidas luego de la muerte de Kirchner y no está para nada claro cómo van a hacer los precandidatos del museo del horror para aparecer confiables ante la población. Ni la UCR, ni la Coalición Cívica ni el PRO logran consolidar una alternancia creíble y respetable.
Esto se debe a que, más allá de las disputas electorales, todos tienen un modelo económico de sumisión al imperialismo, de pago de la deuda y entrega de los recursos naturales, que posterga la satisfacción de las necesidades populares más elementales.
Sin embargo, que haya crisis no significa de por sí que el kirchnerismo sea derrotado. Desde el MST estamos convencidos que para ganarle a Cristina, o a quien se presente por el Frente Para la Victoria, y que ello no implique el retorno al poder de algunas de las variantes de la vieja política, es decir, que algo cambie para que nada cambie; es necesario lanzarse a disputar con fuerza por la candidatura de Pino Presidente. Desde el Movimiento Proyecto Sur tenemos Cinco Causas, que configuran una voluntad de cambio real. No dejemos pasar esta enorme posibilidad de transformar la Argentina en unidad. Tenemos con qué hacerlo.


Publicado

en

por

Etiquetas: