MST - Movimiento Socialista de los Trabajadores Lunes 27 de Agosto, actualizado hace 4 hs.

Elecciones. Campana de largada

Spread the love

El fin del misterio. Con la presentación de alianzas empezaron a disiparse los misterios a los que la mayoría de los espacios políticos jugaban desde hace meses. El escenario, salvo la izquierda, es de terror. Coaliciones que posan de “diferentes” pero que se reparten lo peor del PJ, la burocracia sindical y la vieja política. Pases de un lado al otro de “la grieta”, caída de caretas y un marcado corrimiento a derecha en todo el espectro de los partidos patronales, que preanuncia lo que señalamos desde hace rato: el gobierno que venga apuesta a profundizar el rumbo de sumisión a los mercados y al FMI, con los intérpretes que salgan de la elección. Intentan una polarización falsa que les aporte la legitimidad que sus medidas antipopulares les vienen erosionando.

Estilo Bolsonaro. La confirmación de Pichetto como vice de Macri, otro funcionario de todos desde hace años, es una jugada que blanquea el rol que vino jugando al frente de la bancada de senadores del PJ. Fue espada legislativa de los K, luego del peronismo federal… ahora pase directo al oficialismo M.
El acompañamiento legislativo al ajuste y su papel de primer operador con los gobernadores le abrió la puerta de la Rosada, veremos por cuanto tiempo. Por si el gobierno no tuviera una clara impronta reaccionaria y antiobrera, este peronista le agrega bolsonarismo y la posibilidad de tentar a algunos personajes que, subordinados a la “unidad del PJ” formal, pueden jugar algunas fichas por abajo confiados en pegar el salto si vieran condiciones.

Fernández, Fernández, Sergio y los dinosaurios. No es una nueva película de animales extintos, sino de la unidad del PJ, que se va completa con lo peorcito de la política de siempre. El desastre del gobierno de Macri abrió la vía que parecía perdida y colaboró a reagrupar en un frente sin programa ni principios a algunos muchachos y muchachas peronistas. El programa real es el de las corporaciones y el FMI, con algún tenue barniz progre.
Pero desde su anuncio vicepresidencial, Cristina pierde cada día más protagonismo y crece la integración de amigos de la embajada yanqui y el grupo Clarín, burócratas sindicales y antiderechos de todo pelaje. La incorporación de Massa es solo una muestra que refleja la tónica vista en las elecciones provinciales, con los sectores K más “radicalizados” cediendo el paso a dinosaurios como Perotti (Santa Fe), Schiaretti (Córdoba) o el “gran amigo” de Alberto F, Juan Manzur (Tucumán).

Ojotas, medias y poncho. El impulso de Lavagna le alcanzó para cerrar un acuerdo de baja intensidad que parece más un circo bizarro que un frente para gobernar algo. Secundado por el macri-peronista Urtubey y junto a la Democracia Cristiana, el Partido Socialista, Libres del Sur y el GEN, lejos están de representar un “tercer espacio”: más bien se trata de una versión descolorida y aburrida de los dos bloques que encarnan la polarización. Cuentan entre sus adherentes al ex gobernador y asesino de maestros Jorge Sobisch.
Claro que el sistema siempre necesita un recambio y ahí estarán para jugar ese rol si fuera necesario, mientras intentan explotar la idea de que son los que están por fuera de “la grieta”. No les creas nada: detrás de la máscara de “señor simpático” está la mano de la devaluación más brutal de nuestra historia reciente. No traen nada bueno para el pueblo trabajador, las mujeres y la juventud.

Unidad de la izquierda. El dato alentador es que luego de muchos años la izquierda logra la unidad de sus principales fuerzas para la disputa electoral y puede pelear por ser el verdadero tercer espacio, programático y de ruptura con las opciones patronales. Tras muchos años de insistencia, finalmente el FIT y nuestro MST confluimos en un acuerdo -el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad-, que nos permite dar la pelea en mejores condiciones por un programa anticapitalista y socialista contra las listas de los dinosaurios.
Quienes una vez más mostraron su vocación de marginalidad y apuestan a la autopromoción tendrán que dar explicaciones ante la vanguardia y el activismo. No hay slogan ni voltereta publicitaria que pueda esconder eso.

Detrás del circo, la realidad. Cerradas las alianzas y lanzados los principales candidatos, detrás de la pretendida y efímera “tranquilidad de los mercados” una tormenta junta fuerza y se prepara para descargarse con dureza sobre las espaldas del pueblo trabajador. Por eso los anuncios y medidas duran poco, por eso pese a los abultados tarifazos cosechamos apagones récord, por eso siguen las luchas en todo el país aunque los grandes medios se concentren en el ruido electoral.
Desde el FIT Unidad tenemos el desafío de hacer la mejor campaña posible y además construir la unidad por abajo, en las luchas y los procesos de nueva dirección sindical y estudiantil. Ambas tareas están en primera línea de nuestra agenda y, contra los candidatos del sistema, te invitamos a que las impulsemos juntos. Sobran los motivos para hacerlo.